27 de novembre 2012

Formación de Rito Moderno en Portugal


Una vez más la Logias de Rito Moderno portuguesas dependientes del Grande Oriente Lusitano apuestan por iniciativas de formación de calidad alrededor de su Asociación "Academia V Imperio". Los que en alguna ocasión hemos participado de esta iniciativa valoramos tanto el plano fraternal como la necesaria e intensa labor que estos Hermanos realizan con el afán de la búsqueda de la excelencia más allá de todo tipo de aspectos obedienciales administrativos que quedan relegados a un tercer plano. En esta ocasión, nuevamente, ha sido requerido nuestro Q.·. H.·. Víctor Guerra, Vº Orden, Gr.·. 9, Miembro del Supremo Conselho do Rito Moderno - Brasil y del Sublime Consejo del Rito Moderno para el Ecuador, presidiendo a su vez el Círculo de Estudios del Rito Francés "Roëttiers de Montaleau" y dirigiendo la Academia del Vº Orden de la Unión Masónica Univesal del Rito Moderno

 Les dejo con una reseña extraída del Blog Masonería Siglo XXI 

 Joaquim Villalta 


Este fin de semana pasado en la ciudad de Oporto; 6 Logias del Rito Francés: Harmonía de Braga; Estrela do Norte de Oporto; Amizade de Penafiel; Seara Nova de Moncorvo;  31 de Janeiro  de Oporto; y la  Logia Texeira de Pascoas al Oriente de Amarante,  todas ellas  ubicadas en  la zona Norte de Portugal,  y pertenecientes al Grande Oriente Lusitano, han llevado adelante el 2º Ciclo de Estudios del Rito Francés o Moderno, dentro de las actividades que promueve el ACADEMIA Vº IMPÉRIO.

Y en cuya convocatoria se trabajó bajo dos vertientes,  por un lado el ámbito social,  y por otro sobre  la simbólica masónica,  y todo ello desde la perspectiva masónica del Rito Francés.

La primera parte la desarrollaron los profesores Antonio Vilar (abogado y ex diputado) con el tema de Adiós al Estado Social” , y  el profesor Joao Luis Oliva con un tema titulado El tiempo y el Modo. Masonería y Crisis, una búsqueda profana”

La primera cuestión conllevó un denso debate sobre la esencia y el desarrollo del Estado, y los desarrollos actuales acerca del llamado Estado del bienestar, y su futuro y el planteamiento de la masonería acerca de estos paradigmas. Tal intervención obligó a un atento trabajo de reflexión al profesor Antonio Vilar y a los asistentes al acto (unas 70 personas).

El profesor Oliva,  (Investigador de la Historia de las Ideas y la Cultura) conectó muy bien con un auditorio masónico, y  nos puso en situación sobre los tiempos y los modos, colocándose en el alinea del trabajo que plantea Michel Maffesoli y sus reflexiones sobre los Vagabundeos Masónicos. Ponencia interesante y sugerente.

El que esto suscribe  dentro de estos contexto esbocé para el debate el tema de Los Masones del Rito Francés frente a los retos del Siglo XXI, y sus paradigmas.

En la sesión de la tarde

Nos tocó más de lleno a aquellos  más interesados  en los temas simbólicos e históricos, por un lado estuvo la exposición del  Luis Gonzagasobre la cuestión : El rito Escocés  y Escocés, o Rito Francés e Inglés, o Rito Inglés o ni siquiera Rito”.

Y para cerrar  la Academia Vº Imperio le  tocó al que esto suscribe (Víctor Guerra)  como Presidente del Círculo de Estudios de RitoFrancés Roettiers de Montaleau, plantear y desarrollar  dos vertientes en torno al Rito Francés como fueron:  El Origen y Desarrollo del Rito Francés;   y las Ordenes de Sabiduría y su proyección en el siglo XXI.

Todo ello fue coordinado por Edelmiro Sousa Venerable Maestro de la Logia Estrela del Norte, y en la mesa por el  sociólogo del Centro de Estudios Sociales de la Facultad de Economía y de Derecho de la Universidad de Coimbra: Antonio Casimiro Ferreira, y miembro de laAcademia del Vº Imperio.

Una interesante jornadas de trabajo y reflexión conjunta acerca del Rito Francés, dentro del area iberoamericana, aportando además al acto gran parte del fondo editorial en el que se encuentran las publicaciones del Circulo de Estudios de Rito Frances, y que edita y difunde laEDITORIAL MASONICA.ES

Víctor Guerra. M.·. M.·.

10 de novembre 2012

Consideraciones rituales sobre la Plancha de Trazar

Si deseamos tener siempre una fuente de reflexión simbólica, y por tanto de conocimiento, basta que recurramos al siempre inagotable manantial de nuestros rituales ricos en mensajes capaces de mostrarse con intensos y múltiples matices. Bien es cierto, que dicha propuesta de estudio ritual personalmente la concibo en la línea de aquellos perennes vehículos de vivencia simbólica que nacieron con el génesis de nuestra francmasonería especulativa, y no por una razón de estancamiento de la tradición, lo que supondría una contradicción en sí mismo en el fenómeno de transmisión, dado que ésta es vida y evolución, aunque debe estar al abrigo de mutilaciones o injertos varios fruto en ocasiones de derivas conceptuales ajenas al origen de nuestra Institución, así como también a salvo de prejuicios a la moda de corrientes de pensamiento radicalizadas e incapaces de abstraerse para ver en el símbolo su acepción más amplia.

  Los arriba citados mensajes de cambio interno profundo, de elevación ética y moral, se mantienen expuestos de forma constante en todos los rituales de los Modernos, con independencia de la variopinta exteriorización formal propia de usos locales y de formas culturales al uso. Dicha grandeza referida a la atemporalidad de los rituales ha sido en ocasiones incomprendida por mentes pequeñas, confusas o manipuladas, calificando simpáticamente en ocasiones de “ritualócratas” a aquellos curadores, no de la forma, sino del fondo contenido ritual, aquel que hace posible que se abra la puerta de acceso que permite el tránsito de lo íntimo a lo grupal mediante el intercambio vivencial del conjunto de ideas simbólicas allí expuestas y contenidas. Así pues, cuando la mutación elimina el símbolo y el mensaje de origen, deja entonces de ser lo que fue, y deviene otra cosa, no sé si mejor o peor, pero distinta. Está en aquellos conocedores de dichas evoluciones y cambios, la responsabilidad de opinar y alertar si así se viere preciso, evitando que se dé gato por liebre y el pretender en contrapartida rescatar y recuperar los valores originales del Rito Moderno o Francés que lo fueron de la Orden cuando la Masonería carecía de adjetivos calificativos en sus prácticas rituales. Bien refiere sabiamente el Ritual Luquet de 1745 respecto al uso de la Razón que debemos reivindicar los Maestros, trazando y ejecutando nuestras acciones sin temor alguno a exteriorizarlas públicamente, cualidad extrapolable a la reivindicación que hacemos para el Rito Moderno y su buena práctica en cuanto a sus vehículos rituales.
  A propósito de la riqueza de su contenido, abundemos un poco en este elemento simbólico para hoy propuesto: la Plancha de Trazar.

  El Rito Moderno obvia y oportunamente vincula a la luz como símbolo del conocimiento, y concretamente a sus Tres Grandes Luces en sus distintas acepciones, directa, indirecta o articulada en Logia a través de la figura del Venerable. De modo también exquisito (magistral, diría yo) nos expone el símbolo/concepto de Joyas de la Logia que ya se nos muestra en una divulgación londinense de 1724[1] donde aparece el Diamante con toda su riqueza simbólica derivada que intentaremos analizar en otra ocasión.

  Respecto a las Joyas de la Logia, diríamos que son los emblemas preciosos de gran valor Moral y Ético, el cómo, porqué y para qué de nuestra pertenencia a la Orden y de su finalidad en definitiva. Es este Tesoro el que, por regla general, los catecismos dividen en dos partes denominadas Joyas Móviles y Joyas Inmóviles, las cuales a su vez se nos presentan con una descripción material y, otra, con un significado simbólico y moral que es, en definitiva, su asociado íntimo al abrigo del cual cada masón debe interiorizar sus reflexiones oportunas y propias.

  La descripción y desarrollo de la Joyas se nos aparece extensamente en los Rituales de Segundo Grado a lo largo del Siglo XVIII, un estadio que en sus orígenes fue terminal y culmen de la realización masónica que, posteriormente con la aparición del Grado de Maestro, cedió parte de su protagonismo originario al mismo, si bien mantuvo en los rituales posteriores a 1730[2] una riqueza amplia y un fuerte nivel de ejemplaridad en cuanto a la función misma de "enseñante" por parte del Compañero hacia los Aprendices, aspecto muy relegado en la actualidad y que ha hecho del Segundo Grado una etapa poco comprendida en toda su amplitud vivencial y responsabilidad inherente.

  Así pues, si nos proponemos adentrar en lo que es la Plancha de Trazar, ese instrumento Magisterial solo puede ser comprendido en el conjunto acompañado del resto de Joyas Inmóviles, siendo éstas representación del Estado Humano, desde lo más burdo y grosero, hasta su opuesto, es decir, desde la Piedra Bruta, pasando por la Piedra Cúbica en Punta, hasta la Plancha de Trazar. Las Joyas Móviles, escuadra, nivel y perpendicular, corresponderían a las características de nuestras acciones, interacción y actitud espiritual en aras de transitar por los estados anteriores. No es menester, por tanto, llevar a cabo un gran esfuerzo de comprensión para llegar a entender que el instrumento Magisterial por excelencia representa un Modelo Público ejemplar en cuanto a sus acciones y con un uso pleno de Razón, Sabiduría y Virtud. Pero ¿qué implicación directa supone la anterior afirmación? ¿Dónde radica la pericia que debe tener todo Maestro para el uso preciso de esta Herramienta propia y que le define?
En primer lugar basarse en la realidad vital de un permanente estado de latencia y transición entre el Aprendiz, Compañero y Maestro, contenido en su experiencia y naturaleza humana, cual humilde plano utópico que se construye y destruye permanentemente, sin cesar, como consecuencia de la dualidad inherente a su misma esencia humana, y por consiguiente animal, un ser que aspira cognitiva y espiritualmente a elevarse hasta un modelo perfecto, pero al que solamente se aproxima de manera perfectible, con perseverancia y haciendo uso de otra herramienta esencial de aplicación individual y colectiva: el Amor.
 Así, y solamente así, el Maestro se da cuenta que la cumbre del progreso iniciático no es otra cosa que vivir la realidad, una realidad plena y armónica que existe y habita en nuestro propio interior, en lo más profundo de nuestra Piedra: nuestro Diamante por exteriorizar.

Joaquim Villalta, Vª Orden, Gr.·. 9
Director de la Academia Internacional de la Vª Orden de la Unión Masónica Universal del Rito Moderno





[1] “Le Grand Mystère des Franc-Maçons découvert” (Londres, 1724)
[2] “Masonry Dissected”, Samuel Prichard (Londres, 1730)

06 de novembre 2012

Textos divulgativos del XVIII en el mercado

Acaba de salir al mercado el primer volumen conteniendo textos divulgativos franceses que a buen seguro supondrán una excelente fuente de estudio y análisis para los estudiosos y practicantes del Rito Moderno o Francés.
Les dejo pues con la introducción hecha por la editorial, así como el índice relativo a este volumen que forma parte de una colección de conjunto más amplia de textos antiguos que pronto saldrán también a la luz en lengua castellana.

Joaquim Villalta

Introducción a los Textos Divulgativos Franceses


La colección de textos divulgativos que ofrecemos en este volumen, como su propio nombre indica, constituye una documentación que, a diferencia de otra literatura masónica, presenta la particularidad de ir dirigida al público en general con la intención, al menos aparentemente, de dar a conocer el funcionamiento y la razón de ser de una Institución que se presenta a la sociedad con un halo de misterio.
El lector podrá comprobar, quizás con cierta sorpresa, que se encuentra ante unos escritos muy asequibles, elaborados a modo de relato en los que cabe la anécdota y el humor, y en el que las consideraciones técnicas no tienen tanto lugar como en los Catecismos o Rituales. Sin embargo, esta circunstancia característica de las obras francesas que salieron a la luz en esta época, les conceden una personalidad particular, pues sin dejar de aportar información muy interesante acerca del modo de trabajar de las Logias de la época, por su vitalidad constituyen un testimonio de la mentalidad de los miembros que las componían.
Los ocho textos presentados en este volumen, tanto en su versión original como en su traducción al español, cobran una importancia especial por contribuir, junto con el resto de publicaciones que entre 1730 y 1760 se realizaron en Francia, a cubrir una laguna en las publicaciones masónicas que en la época se daban en Europa[1]. En efecto, a partir de 1730, cesaron de publicarse textos masónicos de calidad en las islas británicas, y toda la información que sobre Masonería puede obtenerse en este periodo procede de las divulgaciones que aparecieron en suelo francés.
Ampliamente difundidas entre las capas populares, algunas de ellas tienen un carácter marcadamente denigratorio; no obstante, precisamente el hecho de esta asimilación popular no deja de presentar interés; en efecto, el pueblo llano ha sido utilizado habitualmente para ‟conservar así, sin comprenderlos, los restos de tradiciones antiguas, que a veces remontan a un pasado tan lejano que sería imposible determinarˮ, cumpliendo una ‟función de una especie de memoria colectiva más o menos ‘subconsciente’ˮ[2]. Bajo este enfoque, en estos relatos adaptados al pueblo, podrían encontrarse elementos simbólicos reales puestos ahí para asegurar su conservación, y no nos sorprendería que textos como por ejemplo el de La Franc-masona, presentado en estas páginas, pertenecieran  a esta categoría.
Entre los temas más tratados destacan los que hacen referencia al secreto masónico y a la mujer, lo cual permite gustar en varias ocasiones de párrafos ciertamente graciosos, sin desmerecer en la mayoría de los casos la seriedad de los planteamientos.
En cuanto a la información acerca de la forma de trabajar en Masonería durante estos años, la información obtenida de estos documentos está lejos de ser desdeñable. Entre otras cosas, de ellos se deduce el lugar de celebración de las tenidas, el contenido de los Cuadros de Logia, la importancia del ágape ritual, el número de grados masónicos, decoración de las Logias, presencia de grados superiores, …
No nos queda más que desear al lector el mismo placer en la lectura de este trabajo que el mismo que hemos obtenido en su elaboración.

Barcelona, 24 de Septiembre de 2012
El Editor

Textos Divulgativos Franceses

ÍNDICE

Introducción a los Textos Divulgativos Franceses (1736-1748)                  5
Constituciones, Historias, Leyes, Obligaciones, Reglamentos y Usos
de la Muy Venerable Cofradía de los Aceptados Francmasones                 7
Apología por la Orden de los Francmasones                                                73
La Francmasona                                                                                           129
El Perfecto Masón                                                                                        183
El Secreto de los Francmasones al descubierto                                            231
El Sello Roto                                                                                                265
La Escuela de los Francmasones                                                                  293
El Secreto de los Francmasones enteramente revelado                                365

ISBN:                    9788461593323
Editorial:              Editorial Librería Pardes
Año edición:      2012
Nº págs.:             380
P. V. P.:                22 €



[1] Si bien los datos que figuran impresos en las diferentes obras que consideramos acerca de las plazas de edición no parecen indicarlo así (La Haya, Maastrick, Bruselas, Jerusalén,...), todos ellos estaban escritos en lengua francesa y tuvieron su máxima expansión en territorio francés. La prohibición religiosa y también política (a partir de 1737), hace pensar que estas ubicaciones eran ficticias.
[2] Cf. ‟Le Saint Graalˮ, cap. IV de René Guénon, Symboles de la Science sacrée.